UN TIEMPO PARA TÍ

Posted on Actualizado enn


Nuestra querida sociedad de consumo nos ha llevado a una forma de vida rápida, muy ocupada, hasta el tiempo libre o de ocio debe de estar planificado al detalle.

Solo hay que mirar y comparar: a los niños se les exige un ritmo de vida que no lo aguantaríamos ningún adulto, tras horas de inmovilidad en la escuela toca aprender chino, hacer yoga en inglés y ser un virtuoso de la música … y todo esto antes de los 10 años.
Comemos rápido y sin saborear, se trabaja primando la rápidez y la inmidiatez antes que la calidad…

Y en toda esta espiral de actividad no tenemos ni un momento de pensar si estamos avanzando o simplemente  nos movemos en circulos.

Es el momento de parar.. y respirar.

Es el momento de reencontrarse con el silencio.

Es el momento de relajarse y de abandonarse a la experiencia de vivir por un momento sin reloj, sin tareas pendientes.

¿ Porque no paras un momento?

Todos deberiamos tener nuestro momento de intimidad personal, nuestro momento de respirar, de tomar conciencia de
nuestro cuerpo, de tomar conciencia de quienes somos realmente, que queremos y a donde vamos.

¡Y todo esto es tan simple !

Tan solo te llevará unos minutos al día, los beneficios son incalculables y el coste es cero.

Planea un espacio y un tiempo exclusivamente para tu disfrute personal.

Un ejemplo:

Túmbate en la cama o en una esterilla en el suelo, toma conciencia del peso de tu cuerpo, déjale descansar, dale la oportunidad a tus músculos contraídos de relajarse.
Respira hondo y deja escapar el aire y la tensión acumulada con una exhalación plena.

Disfruta de tu respiración el tiempo que quieras, tomando conciencia de como el aire penetra en tus pulmones  oxigenando cada célula de tu cuerpo.

Llénate de serenidad con cada inspiración y permite que con cada exhalación se vayan tus miedos, frustraciones y tensiones diarias.

Permanece un rato descansando apaciblemente, puedes poner música relajante o encender una vela.

Cuando quieras, solo tienes que desperezarte moviendo los dedos de las manos y los pies, estirando todo tu cuerpo, si estás en el suelo incorpórate poco a poco doblando las rodillas, y girándote hacia un lado para sentarte.

Notarás todo tu cuerpo completamente relajado, tu mente en paz y llena de energía y vitalidad.

Meditación guiada y más información sobre como el estrés afecta a nuestra salud AQUÍ

Maria J. González

 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s