SOJA: MITOS Y LEYENDAS

Posted on Actualizado enn


No me deja de sorprender la cantidad de anuncios que aparecen en la televisión fomentando el consumo de productos derivados de la soja, en concreto leche y yogures.

Parece que la felicidad se esconde detrás de cada tapa de yogur de soja. La eterna salud  y un corazón a prueba de disgustos detrás de un buen  vaso de leche de soja.

Las mujeres lo tomán porque es bueno para superar la terrible menopausia, los hombres porque es buena para el corazón, los ancianos porque es una ayuda incomparable para luchar contra la osteoporosis y los niños equilibran una dieta demasiado alta en proteinas y grasas de origen animal. La verdad es que es dificil resistirse a la tentación…

Pero, ¿ hasta que punto esto es verdad ? ¿ hasta que punto el consumo de soja es tan saludable ? ¿ es buena para todo el mundo ? ¿ podemos beneficiarnos tod@s de sus inmumerables beneficios?

Mito nº1: Las asiáticas sufren menos los efectos de la menopausia gracias a un consumo elevado de productos derivados de la soja

Bueno, vamos por partes…

El consumo de soja por parte de la población japonesa y china tradicionalmente se basaba en productos fermentados de la soja tales como el miso , el tamari o salsa de soja.  Su uso era como condimento que se añadia a salsas, consomés y sopas. Por lo tanto la cantidad consumida era pequeña, además la lenta fermentación tradicional, según el tipo de producto a veces durante tres años, garantiza la total eliminación de los antinutrientes que posee la soja.

No es hasta el Siglo II A.C. que aparece el Tofu, una especie de queso fresco elaborado a partir de granos de soja remojados, triturados, y licuados hasta obtener una leche, que tras ser cocida se le añade un coagulante ( normalmente cloruro de magnesio, nigari o sulfato cálcico ) para que ” cuaje “, una vez escurrido el suero líquido se obtiene el tofu.

El tofu es rico en isoflavonas de soja,  por cada 100 gr  obtienes 35 mg de isoflavonas, pero en su contra diremos que dificulta la absorción intestinal de Hierro ( como todos los productos no fermentados de la soja: yogures, leche…) , asi que no deberia ser consumido por personas con anemia ferropénica.

En general no debe ser consumida más de una o dos veces a la semana y siempre como acompañante , no como comida principal. Más adelante explicaré el porqué…

Numerosos estudios realizados sobre los efectos negativos de la menopausia ( que también tiene sus efectos positivos ) sugieren que la percepción de sus síntomas está muy relacionada con las creencias asociadas al término de la edad fértil ( reproductivamente hablando, claro ),  a aspectos culturales, socioeconómicos, medioambientales, emocionales y estereotipos femeninos.

Un ejemplo interesante es el siguiente:

La forma de vivir la menopausia también está influida por el grado de integración y libertad que disfrute la mujer. En sociedades como la Tiwi situada frente a las costas de Australia, la mujer consigue sus mayores privilegios y alcanza status de mando según va avanzando su edad. Tras la menopausia adquiere incluso libertad para disfrutar sexualmente de quien ella desee. Evidentemente su vivencia de la menopausia será positiva y constituye un hecho deseado.

Kay Martin, M. Y Vourgier, B. La mujer, un enfoque antropológico. 1978.

Otro ejemplo interesante:

No todos los síntomas enumerados corresponden a la privación estrogénica ni todas las mujeres tienen porqué manifestarlos. Un estudio realizado por el Dr.Bungay a 1120 mujeres y a 500 hombres determina que muchos de estos síntomas afectan tanto a hombres como a mujeres, resultando ser síntomas de envejecimiento y descubriendo con gran asombro que los únicos síntomas que afectaban más a las mujeres eran los accesos de calor o sudoración y obviamente los relacionados con la zona vaginal.

Love, S. y Lindsey, K. El libro de las hormonas. 1998

Quizás cuando el proceso de envejecimiento se vea como un enriquecimiento personal más que como una carga, quizás el proceso se torne dulce y sereno, tanto para hombres como para mujeres.

Resumiendo:
  • El consumo  de soja en los paises asíaticos es principalmente a base de productos fermentados ( más saludables ) de la soja como el miso,tempeh y la salsa de soja o tamari. El consumo de yogures o leche de soja ( que es tal como la consumimos en España mayoritariamente )es muchísimo menor.
  • Existen numerosos estudios contradictorios sobre el beneficio-riesgo del consumo elevado de fitoestrógenos como las isoflavonas de soja durante la menopausia.
  • La percepción de los síntomas asociados al climaterio natural  varia muchísimo dependiendo de factores tales como el medioambiente ( altitud ), aspectos socioeconómicos, culturales y emocionales y no tanto a criterios nutricionales.
  • Los productos no fermentados de la soja contienen elementos que interaccionan con la absorción del hierro, zinc, vitaminas del grupo B  y otros nutrientes, así que no son aptos para todo el mundo  ni en todas las circunstancias…pero eso lo veremos en próximos MITOS Y LEYENDAS…
María J. González
 
Anuncios

Un comentario sobre “SOJA: MITOS Y LEYENDAS

    Proteínas Vegetales | Natursalus escribió:
    27/11/2013 en 21:27

    […] Soja:  su contenido en proteínas depende de como se consuma, así tenemos el tofu ( una especie de queso elaborado con leche de soja ) con un contenido en proteínas es aproximadamente del 11 %, las habas de soja contienen un 13%, la leche de soja  aproximadamente un 3%. No soy muy fan de la soja como fuente proteica, pero de vez en cuando se puede consumir. Pincha aquí para ver los mitos de la soja […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s